Estaba escuchando música y leyendo como siempre, sola, sin nadie, en mi pupitre, cuando un chico se me acerca y me dice: “tienes plumón de pizarra?”, yo lo mire y asentí, saqué un plumón negro de mi estuche y se lo pase, a lo que él sonrió y me agradeció. Después de eso no volví a levantar la cabeza, toda mi clase estaba viendo un partido de football en las canchas del colegio, y yo me quede porque no me importaba. Pasó como una hora, creo, no lo sé, y levanté la cabeza porque habían muchos murmullos que escuchaba fuera de la música, cuando veo todas las chicas y algunos chicos de mi clase estaban viendo con admiración la pizarra, que estaba escrita, con un plumón negro. De repente todos se apartan de la pizarra y me dejan leer. Esta decía: 13:00 hrs. No hablas, pero tus ojos me lo dicen todo. 13:05 hrs. Que linda te ves ignorando al mundo. 13:25 grs. Que divertida y hermosa te vez dando el ritmo de la música y moviendo los labios mientras tarareas la canción. 13:45 hrs. Te ves tan bien mientras cierras los ojos para disfrutar alguna parte que te guste de la canción. 13:56 hrs. Me gustas cuando le sonríes a la página de un libro… Me gustaría ser yo quien te hiciera sonreír así. 14:10 hrs. Aún no te das cuenta que te miro, y que te escribo en la pizarra. 14:15 hrs. Al fin te diste cuenta, y estás leyendo esta última frase. Te amo. Cuando veo, al lado de la última frase estaba el chico que me pidió el plumón de pizarra, no aguante más y lloré, me paré de mi asiento y lo abracé.

(Fuente: you--are--killing--me, vía eliielovesmile)

Me gustaría hablar más contigo, tienes historias pendientes que contarme, me debes noches en vela hasta que se nos cierren los ojos porque ya es muy tarde. Querría seducirte, hacer que sueñes con mis manos y con tu boca probándome. Me gustaría que algún día mandaras un mensaje, que la soledad gracias a ti, por un rato no me acompañase.

(Fuente: indirectas, vía un-mundo-sin-limites)

No eres como te ves. Eres la música que escuchas, las series que ves, el arte que creas, las flores en tu cabello, tu manta favorita. No eres el grano en tu nariz o la llantita de tu estómago. Tú no eres tus muslos o tus dientes. Eres el color de tu cabello, tu banda favorita, los calcetines que usas y tu suéter favorito. Tú eres lo que amas.

meitamorphosis:

Si eres lo que amo, entonces yo soy tú.

(Fuente: fyecarstairs, vía perdamosnos-juntos)